PLAN ESTRATÉGICO NACIONAL
El Plan Estratégico Nacional del Departamento de Ministerios Hispanos de la Iglesia de Dios requiere el desarrollo de un ministerio dinámico y abarcador que responda adecuadamente a las múltiples oportunidades para el servicio entre la creciente población hispano/latina de los Estados Unidos. A estos fines, Dios necesita discípulos que sean mayordomos fieles de la misión de Dios en nuestro mundo. También requiere que los ministros y laicos se comprometan con la visión y misión de la Iglesia de Dios; esto es, predicar el evangelio completo de Jesucristo (Mateo 28:19-20) en el Espíritu y poder de Pentecostés (Hechos 2:1-4, 6, 13-18).

El Departamento de Ministerios Hispanos existe para brindar apoyo a las oficinas regionales latinas y de habla inglesa con alcance latino en la implementación de las iniciativas de la Iglesia de Dios que giran en torno a lo siguiente: La Lectura de las Escrituras, Cuidado Pastoral, Ministración a los Estudiantes con énfasis en la ventana 4/14, Plantación de Iglesias y la Justicia Social. De igual forma el Departamento de Ministerios Hispanos está comprometido a preparar herramientas prácticas de fácil implementación en el contexto de las iglesias locales y misiones.

NUESTROS OBJETIVOS
Dada a la diversidad de los latinos en los Estados Unidos, cuya población supera los 50 millones, haciendo de este país el segundo país latino más grande del mundo, reconocemos la gran oportunidad que Dios le ha confiado hoy día a los latinos estadounidenses de la Iglesia de Dios de ser una agencia evangelizadora y de una esperanza viva.  Los desafiantes cambios demográficos que se han dado en las pasadas décadas, animan a los latinos de la Iglesia de Dios a discernir eficaz y eficientemente los tiempos para que con denuedo, entusiasmo, valentía y pasión le hagan frente a las circunstancias actuales.

Nuestros objetivos, entre otros,  es servir como una agencia coordinadora para todos los latinos y aquellos que desean trabajar con ellos dentro de los Estados Unidos, Canadá y América Latina, sean supervisores, pastores, misioneros o laicos.

Cooperar con las regiones latinas en aumentar el número de iglesias y misiones saludables, según el plan de plantación de iglesias, dirigido por Misiones Mundiales. La meta es qué cada iglesia plante una nueva iglesia.

Colaborar con las regiones latinas a animar a las iglesias locales que están en decadencia a revitalizarse. Organizar cumbres y/o talleres en los cuales haya interacción práctica entre pastores que puedan alentarse el uno al otro en la experiencia de la revitalización. Implementar en colaboración con el Comité Ejecutivo Internacional la iniciativa VITAL. Dicha iniciativa está dirigida a los pastores de pequeñas congregaciones para que acepten su importancia y lugar, en el contexto de un nuevo modelo donde se vean valorizados y que forman parte integral en el cumplimiento de la misión de la Iglesia de Dios.

Concientizar a los pastores y administradores de la importancia de un liderazgo local, regional y nacional saludable y revitalizado que esté comprometido con la realización de la Gran Comisión. Acrecentar el número de nuevos líderes adiestrados, equipados y motivados a alcanzar con el evangelio a la población de habla hispana en los Estados Unidos. Para lograrlo, contamos con varios recursos literarios para la preparación de ministros y líderes.

Facilitar recursos que ayuden a las iglesias y misiones a desarrollar discípulos saludables quienes se reproducen a sí mismos. Planificar talleres, seminarios, cumbres y eventos de formación de líderes y discípulos en contextos interdistritales, regionales y nacionales en cooperación con las regiones latinas y de habla inglesa.

Implementar procesos e instrumentos de evaluación en conjunto con los ocho supervisores regionales latinos para medir la efectividad y eficiencia de los ministerios de habla hispana en los Estados Unidos. La evaluación es para obtener los datos que ayudarán a mejorar las estrategias para realizar la Gran Comisión.