Sigan en pie de lucha por el DREAM Act

4

El plazo final se cumplió. El jueves 5 quedó cerrado el registro para la última renovación de permisos bajo el programa DACA, que incluía a unos 154,000 Dreamers. Autoridades migratorias y organizaciones de defensa de los inmigrantes señalan que una tercera parte de ellos, aproximadamente 50,000, no alcanzaron a renovarlos, ya sea por desconocimiento, al no haber sido notificados, o por falta de dinero, ya que debían pagar cerca de 500 dólares por la solicitud.

Esta situación ha generado evidente temor y preocupación entre los más de 700 mil jóvenes protegidos de la deportación gracias al programa DACA aprobado en 2012 por el presidente Barack Obama. De ahora en adelante se estrechará cada día el plazo de seis meses para que este beneficio sea definitivamente cancelado el 5 de marzo. Depende del Congreso una salida al problema.

Los Soñadores no han bajado la guardia y el miércoles 4 más de un centenar de sus representantes viajaron desde unos 25 estados hasta el Capitolio de Washington. Entre ellos había maestros, médicos, ingenieros, asistentes de hospitales así como estudiantes de derecho, de medicina y de muchas otras profesiones. Visitaron las oficinas de los senadores y congresistas republicanos y demócratas, a quienes expusieron el valor e importancia de los Soñadores y el servicio que prestan al país.

“¿Cómo podrían deportarnos si Estados Unidos es el único país que conocemos?”, preguntaban a los legisladores en cada oficina.

Al final de la jornada, todos se reunieron frente al edificio del Senado, junto con los senadores Dick Durbin, demócrata por Illinois, y Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur. Ellos copatrocinan la ley bipartidista DREAM Act, que abre una vía hacia la legalización y ciudadanía de hasta 1,8 millones de jóvenes indocumentados.

Tanto Graham como Schumer escucharon a tres representantes de los Dreamers –Nathali Beltrán, María Praeli y Jesús Pérez-, quienes reiteraron que cientos de miles de jóvenes y sus familias “vivimos momentos de temor e incertidumbre”.

Luego instaron a los Soñadores “a seguir luchando por el DREAM Act, o Ley S1615”, un proyecto legislativo que, según señalaron, “tiene apoyo bipartidista en ambas cámaras”.

“Esta ley puede ser aprobada si ahora mismo se lleva al pleno del Congreso”, explicó Durbin, entre aplausos.

Graham incluso reveló que ha hablado extensamente con el presidente Donald Trump “acerca del problema que enfrentan los jóvenes como los que se encuentran detrás mío” -en referencia a los Dreamers-, “y les aseguro que el presidente entiende su problema y está dispuesto a resolverlo”.

“Vemos maneras muy diferentes en este camino, pero la buena noticia es que ya estamos en diálogo”, enfatizó el senador republicano.

Al respecto, el senador Chuck Schumer, líder de la bancada demócrata en el Senado, dio a conocer que el DREAM Act tiene hasta el momento el apoyo de cuatro senadores republicanos pero que se necesita el voto de otros ocho republicanos para lograr su aprobación en el Senado.

LA VOZ DE LOS DREAMERS
* Nathali Beltrán: “Sabemos que hay un tiempo muy corto para pasar el DREAM Act en esta legislatura, pero hemos dicho a los legisladores que se trata de un tema muy urgente porque se trata de muchas vidas, más de 700 mil, las que pueden quedar desamparadas de la noche a la mañana”.

* María Praeli: “Claro que desde que se conoció la revocación del programa estamos nerviosos por lo que nos puede pasar y porque nuestro futuro es incierto, pero eso no significa que dejaremos de pelear por nuestros derechos y por el DREAM Act”.

Por: Víctor Caycho, Washington Hispanic