“El oro es nuestro, pero la gloria es de Dios”, declaran futbolistas de Brasil

41

Durante varios años la selección de fútbol de Brasil ha tenido una serie de impedimentos al mostrar su fe. Este sábado, los futbolistas lograron agradecer a Dios libremente, luego de haber ganado su primera medalla de oro olímpica.

En la Copa de 2002, cuando Brasil fue campeón del mundo en Japón, muchos jugadores evangélicos de la selección brasileña se arrodillaron en el campo e hicieron una oración colectiva. Algunos traían por debajo de sus uniformes, camisetas con la inscripción “100% Jesús” y “Yo pertenezco a Jesús”. En esa ocasión, la Confederación Brasileña de Fútbol, obedeciendo una orden de la FIFA, pidió a los deportistas que no demostraran más su fe en juegos oficiales.

Ocho años después, en la Copa de Alemania, la FIFA amenazó con puniciones a los jugadores que exhibiesen frases religiosas durante los juegos. Por mucho tiempo los jugadores brasileños no pudieron hablar sobre su fe y los evangélicos fueron impedidos de hacer cultos de oración cuando estaban con la selección.

Pero en la actualidad, este ha sido más fácil para los miembros de la selección olímpica.

El oro en los Juegos Olímpicos era el único gran “título” que Brasil no tenía en fútbol. Los brasileños obtuvieron tres medallas de plata en las Olimpiadas de 1984, 1988 y 2012; y dos de bronce en 1996 y 2008. Este año, en “su casa”, lograron obtener la tan deseada medalla.

Desde el comienzo de estos Juegos Olímpicos, había una gran expectativa sobre el equipo. Pero como en los dos primeros juegos no hubo goles a favor, la prensa comenzó a hablar con pesimismo acerca de la ambición de un podio. Para los jugadores esas críticas eran injustas.

Sin embargo, las cosas cambiaron en pocos días. La victoria final sobre Alemania llegó solamente en los penaltis tras el empate en el tiempo reglamentario y en el tiempo extra. Dos años atrás, los alemanes ganaron 7 a 1 durante la Copa del Mundo en Brasil.

Durante la cobranza de los penales, los jugadores estaban arrodillados, mucho de ellos, orando. Al finalizar el partido, los reporteros les pidieron que hablaran sobre la victoria.

Por su parte, el reportero Eric Faria, de Globo, la televisora más grande de Brasil, llamó a varios jugadores y les preguntó si era una “obra del destino” que quedaran campeones. El primero en hablar fue el medio campista, Rafinha, con tono de arrebato, recordó las críticas que el equipo estaba recibiendo. “El humilde será enaltecido”, comentó refiriéndose a Ezequiel 21:26. En seguida, el entrenador Rogério Micale también dio gracias a Dios por el título.

Pero, nadie celebró más que el portero Weverton. Él no estaba en la convocatoria oficial para los Juegos Olímpicos. Fue llamado tres días antes, después de que el titular Fernando Prass se vio truncado por una lesión y terminó siendo el gran “héroe” de este logro, sin precedentes para la selección.

Consultado si el “destino” quería que el fuera elegido para defender la meta de Brasil, el portero -quien es evangélico- dio testimonio de la fe. “No fue el destino, fue Dios. El oro es nuestro, pero la gloria es de Dios. Dios me trajo aquí para hablar de lo que Él hizo”, celebró.

“Dios puso esta generación de jugadores para hacer historia y lo hicimos”, añadió.

También dijo que había hablado con Neymar, otro evangélico, como Dios le había dado una segunda oportunidad. Neymar fue medalla de plata en Londres 2012.

Neymar: 100% Jesús

En el podio, destacó el hecho de que Neymar nuevamente utilizó la bincha blanca que dice “100% Jesús”. El jugador utilizaba una parecida cuando era niño y practicaba fútbol sala. Cuando fue campeón con el Santos F. C., en 2012, la mostró por primera vez como jugador profesional. En Europa, causó controversia el año pasado, durante la conmemoración de la Liga de Campeones, con su equipo el Barcelona F.C. Algunos medios borraron digitalmente la inscripción. En videos de la FIFA, el mensaje fue “censurados” después de las críticas que el jugador estaba tratando de “imponer su religión”.

Sin embargo, este año el Comité Olímpico Internacional no impuso ninguna restricción de conmemoraciones con motivos religiosos para los atletas, entonces la pudo lucir libremente. Cerca de la mitad del equipo dorado de Brasil es evangélico y por el momento, no ha habido problema alguno.

Por: MundoCristiano