La Alianza Evangélica se ofrece para el diálogo tras la derogación del decreto de la seguridad social

La Alianza Evangélica se ofrece para el diálogo tras la derogación del decreto de la seguridad social

El gobierno de Nicaragua deberá buscar otras vías para solucionar lo que anuncia como una posible “quiebra” de la seguridad social del Estado. Protestante Digital ha tenido acceso a una grabación de voz en la que el presidente de la Alianza Evangélica de Nicaragua, Mauricio Fonseca, confirmaba la revocación por parte del presidente del Estado, Daniel Ortega, del decreto para reformar la seguridad social. El documento, publicado de manera unilateral el pasado 16 de abril, suponía un aumento de las cargas fiscales a empresas, trabajadores y pensionistas, con el fin de salvar los problemas de liquidación que sufre el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social.

Concretamente aumentaba del 6,25% al 7% la contribución de los trabajadores y la de los empresarios del 19% hasta llegar al 22,5% en 2020. La medida que, según diversos medios, ha provocado una mayor irritación entre la población es la que reclamaba una aportación del 5% de sus ingresos al sector de los pensionistas. “Es verdad que afecta a quienes ganan mucho dinero pero también afecta a quien recibe una poquedad y va a reducir el dinero de las pensiones en un 5%”, explica Fonseca.

Unas condicionas que han sacado a las calles a miles de personas en la última semana. Y con ellas, el gobierno ha desplegado al ejército, lo que ha generado un mayor grado de virulencia en las protestas, hasta el punto de cobrarse la vida de diez personas, según el propio ejecutivo nicaragüense, y decenas de heridos hasta ahora. Algunas organizaciones no gubernamentales elevan el número de muertos a más de 25.

DEBATE SOBRE LA FORMA DEL DIÁLOGO

La Alianza Evangélica de Nicaragua, que ya había reclamado la derogación del decreto, exige ahora que se le permita participar del diálogo al que está llamando Ortega, del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional. “Está llamando a la paz y al diálogo pero nos llama la atención que en todo momento sólo ha mencionado a la Iglesia Católica (Francisco ha condenado los hechos públicamente), cuando nosotros representamos a 110 asociaciones mientras que la Conferencia Episcopal está formada por nueve obispos. Somos la organización más numerosa del país. Participaremos en el diálogo si nos llaman. Queremos un diálogo inclusivo, y no excluyente, con gobierno, empresa privada y católicos. Un diálogo no paliativo sino profundo”, señala Fonseca. Desde la entidad también insisten al gobierno en la necesidad de ofrecer “seguimiento a las viudas y las familias de las personas fallecidas”.

El reto que afronta Nicaragua es el de garantizar los servicios sociales básicos a una población entre la que se cuentan más de 200.000 pensionistas y con una Seguridad Social que acumula una deuda de, aproximadamente, 500 millones de dólares.

Close Menu