Corea del Sur es uno de los países con “mayores exportadores” del evangelio en todo el mundo

31

Puede ser una sorpresa para muchos que Corea del Sur, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018, sea uno de los países con “mayores exportadores” del evangelio en todo el mundo.

Expertos que estudian el movimiento misionero global dicen que el impacto que los misioneros surcoreanos tuvieron en la difusión del cristianismo en el último medio siglo, es impresionante.

“24 misioneros fueron oficialmente enviados por las iglesias coreanas en 1974”, escribe Jae Kyeong Lee, un líder en la Convención Bautista de Corea. “Su número creció exponencialmente, y 40 años después de que Corea envió a sus primeros misioneros, 27,436 misioneros coreanos de varias denominaciones estaban sirviendo en 170 países”.

Una razón por la cual el movimiento misionero de Corea del Sur ha tenido tanto éxito es porque el cristianismo ha prosperado en Corea desde el cambio del siglo XX.

En 1885, solo el 1 por ciento de la población del país era cristiana.

Ciento treinta y tres años después de que el evangelio llegó por primera vez a la península de Corea a través del trabajo de misioneros extranjeros, los cristianos ahora constituyen más de una cuarta parte de la población de Corea del Sur. La mayoría de ellos pertenecen a denominaciones protestantes.

“Este crecimiento ha causado que los cristianos de todo el mundo se maravillen de cómo Corea pasó tan rápidamente de un país sin evangelio a uno de los mayores exportadores de él”, dijo Lee.

Los expertos dicen que el Reavivamiento de Pyongyang de 1907 fue un evento significativo que desató el crecimiento del cristianismo en Corea. Algunos cristianos comenzaron a llamar a Pyongyang la “Jerusalén de Oriente”.

Las reuniones de avivamiento de 1907 duraron unos 40 años y dieron como resultado una explosión de iglesias.

Hoy, Seúl, la capital de Corea del Sur, tiene más megaiglesias que cualquier otra ciudad en el mundo. De hecho, seis de las diez iglesias más grandes del mundo se encuentran en Corea del Sur.

En 2012, las estadísticas oficiales del gobierno ubicaron el número de iglesias protestantes en 77,000, más de tres veces el número de tiendas de conveniencia en el país en ese momento.

El avivamiento de 1907 también dio nacimiento a un poderoso movimiento de oración y arrepentimiento que todavía se siente en la actualidad en el país.

“Hay una tradición de la iglesia coreana de ir a congregarse a las 5 a.m. para adorar y orar antes de ir a trabajar”, dijo Lee.

En 2015, CBN News hizo un perfil de una iglesia en la capital de Corea del Sur, Seúl, que no se reúne solo una vez a la semana para orar, sino que se reúne para la oración de la mañana todos los días, y lo ha estado haciendo durante casi 40 años.

“Los cristianos no pueden vivir sin fe y sin oración, ni siquiera por un momento”, dijo Seon Gyoo Kim, un anciano de la iglesia de Myungsung, a CBN News en 2015. “Creo que la oración de la mañana es la bendición de Dios para nosotros”.

Lee dice que la oración ha jugado un papel vital en alentar a más surcoreanos a ir al campo misionero.

“Es a través de esas oraciones del alba que Dios ha llamado a muchos coreanos al servicio misional”, dijo Lee. “Si Dios los conduce (en alguna dirección), incluso si parece irracional, están dispuestos a ir sin siquiera saber exactamente a dónde ir, como lo hizo Abraham”.

“Los misioneros coreanos creen que Dios cuidará de ellos, porque es Él quien los llamó y los envió”, agregó Lee.

En 2006, Corea del Sur fue el segundo país emisor de misioneros en el mundo, detrás de los Estados Unidos. La información más reciente disponible muestra que Corea del Sur ha perdido algunos puestos hasta el No.6.

Lee, quien obtuvo un doctorado en el ministerio del Southwestern Baptist Theological Seminary, dice que ha estado involucrado activamente en misiones desde 1987 cuando él y su familia se mudaron a Fiji para trabajar en misiones.

Él dice que las iglesias en Corea del Sur continúan alentando a sus miembros a ir a viajes de misiones a corto plazo.

“Las iglesias coreanas usan la temporada de vacaciones de verano para llevar a sus congregaciones fuera del país para viajes visuales, caminatas de oración y servicio a corto plazo en el extranjero”, escribe Lee. “Los jóvenes que regresan de estos viajes a menudo se comprometen con el servicio misional, y los miembros de la iglesia comienzan a tener una visión para llevar el evangelio al mundo”.

A pesar de estos esfuerzos, algunas tendencias muestran que un número creciente de jóvenes surcoreanos se está alejando de la religión, en parte debido a la secularización de la sociedad surcoreana.

“Nuestra historia todavía es bastante nueva, y es probable que tengamos muchas lecciones que aprender a medida que nos encontramos con la secularización en nuestro país y las amenazas de los demás”, admite Lee.

Aun así, él está “seguro de que Dios continuará logrando grandes cosas a través de la Iglesia coreana mientras fijamos nuestros ojos en él”.

Por: MundoCristianio