4.000 iglesias devastadas en Puerto Rico y México

10

El huracán María dañó o destruyó aproximadamente 3.000 iglesias en Puerto Rico y los terremotos hicieron lo mismo en unas 1.000 en México. Esas son las últimas cifras recolectadas por la Conferencia Nacional Hispana de Liderazgo Cristiano (NHCLC) que supervisa 40,000 iglesias afiliadas en los Estados Unidos y se conecta con otras iglesias latinas de todo el mundo.

El Rev. Tony Suárez, vicepresidente ejecutivo de NHCLC, dice que es una gran pérdida para miles de congregaciones, en medio de todas las luchas en la isla de los Estados Unidos en este momento.

“Pienso en aquellos pastores que han dado todo para levantar y plantar una iglesia y ahora los edificios se han ido”, dijo Suárez a CBN News en Facebook Live.

Sin embargo, Suárez dijo que las iglesias en Puerto Rico y México están sirviendo como puntos estratégicos para sus comunidades en medio de la devastación.

La mayoría de las personas en Puerto Rico no tienen electricidad y la mayoría de ellos están luchando por encontrar agua potable y alimentos.

“La iglesia es ese faro de luz”, dijo Suárez. “Los puertorriqueños vienen a sus pastores y vienen a sus iglesias una vez que pueden encontrarse y preguntar ‘¿cómo podemos unirnos?’”

El NHCLC está pidiendo a las iglesias de Estados Unidos que consideren la posibilidad de adoptar una iglesia en Puerto Rico en las secuelas del huracán María, o en México al reconstruirse después de dos terremotos ocurridos en septiembre. Es parte de un plan estratégico para mover las aspiraciones del modo de supervivencia simple a un objetivo más visionario.

El presidente de NHCLC, Samuel Rodríguez, lo llama Puerto Rico 2.0.

“Este desastre debería y podría catalizar el renacimiento de Puerto Rico a largo plazo”, escribió en un artículo de opinión reciente.

Rodríguez está pidiendo una mentalidad de Plan Marshall, similar a cómo los Estados Unidos se acercaron a Europa después de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial.

Él está sugiriendo que el viento, la energía solar y otras tecnologías de energía verde reemplacen la red de energía rota de Puerto Rico. La reconstrucción en la isla puede mejorar las perspectivas de empleo y Puerto Rico podría tratar de unirse políticamente después de una década de división en la cuestión de la estadidad, dice Rodríguez.

La Iglesia puertorriqueña, apoyada por las iglesias continentales de los Estados Unidos, podría tomar un papel de liderazgo en la reconstrucción del país. Suárez dijo que los 3,4 millones de habitantes de la isla han alentado el crecimiento de miles de iglesias en los últimos años, incluyendo las Asambleas de Dios, Iglesias de Dios e iglesias bautistas.

Suárez visitó Puerto Rico justo antes de que el huracán Irma golpeara a principios de septiembre. Él describió la iglesia como fuerte y vital en la isla.

“Es un lugar lleno de mucha fe, mucha energía espiritualmente hablando”, dijo. “Así que la iglesia es la esperanza”.

Por: MundoCristiano